Este mes de Noviembre se ha celebrado el “Día Mundial de la Diabetes”, y esta es más que una  buena razón para hacer hincapié  en la población en general y en los pacientes diabéticos en particular,en la importancia  de acudir regularmente al Médico Oftalmólogo  cuando se ha diagnosticado esta enfermedad.

La Diabetes o aumento de Glucemia en sangre, cursa de forma crónica, y se produce una afectación de  vasos sanguíneos,que origina con el tiempo cambios en la retina conocidos como “Retinopatía Diabética”.Estos cambios comienzan con microdilataciones vasculares llamadas “microaneurismas”,hemorragias y exudación de plasma al espacio intrarretiniano.

En función del lugar retiniano afectado pueden originar isquemia importante y con el tiempo  se crean neovasos anormales  y con calibre  más estrecho. Estos a su vez pueden  ser los  responsables de sangrados en la cámara posterior del ojo (hemovitreos) y de desprendimientos de retina traccionales.Ambas complicaciones terminan  frecuentemente en cirugía vitreorretiniana.

Además ,si la exudación de líquido afecta a la zona central retiniana o mácula, se produce lo que conocemos como ” Edema Macular” , que a su vez origina disminución de visión y precisa  de tratamientos  repetidos de inyecciones intravitreas con farmacos antiangiogénicos(Anti-VEG).

Por todo ello es  muy importante un buen control metabólico llevado a cabo por el endocrinólogo,el médico internista o  el médico de atención primaria ,así como una revisión anual por parte del Oftalmólogo, que se trata del único profesional sanitario capaz de diagnosticar y tratar patologías oculares.

En los pacientes sin retinopatía diabética, el protocolo establece revisiones anuales, pero en cuanto comienza  la alteración retiniana es necesario un control cada seis meses; y en la mayoría de los casos  con avance del proceso, se realiza una Fotocoagulación con láser para evitar futuras complicaciones.

En pacientes en tratamiento por edema Macular ,hay que hacer un seguimiento mensual o bimensual para ver evolución y respuesta al tratamiento.

En todos los casos  es muy importante concienciar al paciente en cambiar los hábitos de vida para prevenir  problemas futuros .