En el interior del ojo, y en su porción posterior , se encuentra el gel vítreo, una estructura móvil adherida íntimamente a la retina, vasos sanguíneos y nervio óptico, formada por colágeno en gran parte y con la función de dar transparencia para una correcta recepción de imágenes, así como  el correcto soporte para que el ojo  mantenga su forma habitual.

Determinadas actividades como los movimientos oculares violentos, los traumatismos, un esfuerzo importante o tener cierta predisposición, como ocurre a los pacientes miopes, pueden hacer que este gel , se desprenda parcial o completamente de su adhesión a la retina.

Esta patología es llamada “Desprendimiento de Vitreo Posterior”, y el paciente  puede percibir determinados signos y síntomas que son considerados “de alarma”, tales como:

1.-Visión de moscas volantes o “miodesopsias”. El paciente refiere visión como de manchitas o arañas  oscuras que se mueven en su campo de visión al mover el ojo, y les causa un gran disconfort.

2.-Flashes intermitentes o  destellos, que son un efecto secundario a  las tracciones de la retina que origina este gel.

3.-Sensación de una sombra fija en una parte del campo visual del paciente. Puede ser un desprendimiento de retina inicial, que hace que se observe una mancha correspondiente a la zona de retina desprendida.

Cuando  alguno  de ellos ocurre, es muy importante acudir  rápidamente al oftalmólogo para hacer una correcta exploración de la retina periférica con la pupila dilatada.

En esta exploración se puede encontrar  un desprendimiento del gel vítreo sin afectación de la retina, con lo que hay que evitar realizar esfuerzos y hay que hacer una nueva revisión en mes o mes y medio.

Por otro lado se puede detectar un desgarro en la retina, que si no se trata originará a su vez un desprendimiento de la misma, con lo que si este es el caso  solemos tratar y fijar el tejido de alrededor del desgarro con un tratamiento laser de forma urgente.

Y en tercer lugar, puede que lleguemos tarde y el paciente, además de todos los signos de alarma anteriores, incluso puede tener déficit visual, y al explorar la retina encontramos un desprendimiento de la misma en toda regla.

Esta ultima situación ,se trata de una urgencia y habría que programar en el menor tiempo posible una cirugía ocular mediante una técnica llamada Vitrectomía vía pars plana. El no realizar ninguna cirugía, supondría con el tiempo la ceguera del paciente, y  el pronostico visual de un desprendimiento de retina es mucho peor mientras más tiempo pase entre el diagnostico y el tratamiento.